Una perspectiva joven

Ago 17, 2015 | Política | 0 comments

Construir y proponer políticas de drogas no es un tarea fácil. Una de la propuestas importantes a tomar en cuenta es la de los jóvenes. Por medio de Espolea y su programa “Politica de Drogas Espolea”  se genera el documento “Recomendaciones de jóvenes para una política de prevención de adicciones”, donde se pretende invitar a los jóvenes interesados a entrar en el debate e ir generado nuevas formas al momento de actuar frente a temáticas de drogas, así como a ir generando nuevas políticas de drogas bien cimentadas y más integrales.

En muchos países, como en México, las medidas para proteger a niñas, niños, adolescentes y jóvenes del uso ilícito de narcóticos se limitan a: campañas de ‘tolerancia cero’ y de ‘sólo di no’; pruebas aleatorias de intoxicación por drogas y la exclusión subsecuente; tratamiento basado en abstinencia forzada; encarcelamiento masivo de padres, hermanos y jóvenes y la negación de servicios de reducción de daños basada únicamente en restricciones arbitrarias de edad. ¿Son éstas las medidas apropiadas para proteger a nuestras generaciones más jóvenes? 

Esta pregunta fundamental la podemos responder al observar los artículos de la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas (1990) cuidadosa y honestamente, y prescindiendo de interpretaciones selectivas y negligentes. Lo “apropiado” debe tomar en cuenta el derecho a la vida, a la salud, a la educación, a la seguridad social y a un adecuado nivel de vida, así como al acceso a la información, a la libertad de expresión y a la privacidad, a no sufrir discriminación, violencia o negligencia, ni trato cruel, inhumano y degradante, como tampoco explotación ni detención arbitraria. (Sánchez y Barra)

Descarga el texto completo aquí.