Violencia Sexual y Políticas de Género en Tradiciones Ayahuasqueras: Una Mirada Desde Brasil

Dic 14, 2018 | Cultura

Ana Gretel Echazú Böschemeier

Ana Gretel Echazú Böschemeier

Leer Bio

Camila Benedito

Camila Benedito

Leer Bio

En agosto de este año, una bomba explotó en el mundo de practicantes de la New Age: el gurú brasileño Prem Baba, un líder religioso carismático que impulsó un movimiento espiritual-religioso con seguidores de todo el globo, fue acusado de abuso sexual por parte de dos mujeres que habían sido parte de su círculo más próximo de adeptos durante años. Janderson Fernandes (que es el nombre de nacimiento de Prem Baba) fue expuesto por sus víctimas por un diario brasileño de amplia circulación, la revista Época, como alguien que usó su liderazgo carismático para persuadir a otras personas en la consecución de actos sexuales, que fueron llamados por él mismo como un tipo especial de “tratamiento tántrico” realizado por él y cada mujer elegida de forma “consensual”.

Una de las mujeres se abrió luego de pasar por una serie de serios ataques de pánico que requirieron tratamiento psicológico. Después de que las bombas explotaron, Prem Baba reconoció publicamente sus “errores”, minimizándolos como parte de su “camino de crecimiento personal” y caracterizando las denuncias como parte de “fuerzas oscuras que crecen en los corazones de su gente” Las mujeres acusadas fueron retratadas en un post de Youtube publicitado por Janderson en Agosto de 2018 como un defecto inextricable de su propia espiritualidad como aprendices espirituales, enraizada en ambiciones terrenales y dolor existencial. Días después y para sorpresa de la colectividad global de seguidores de Prem Baba, varios de sus seguidores más cercanos y antiguos rechazaron públicamente su versión de los eventos, manifestándose a favor de las mujeres afectadas e incitando la posibilidad de un éxodo masivo del movimiento.

Círculos ayahuasqueros en Brasil

En Brasil, las vertientes ayahuasqueras más conocidas son tres: tradiciones indígenas, religiones ayahuasqueras (Santo Daime, União do Vegetal y Barquinha),y los centros neo-ayahuasqueros, crecientemente populares. Sin embargo, las regulaciones legales condicionan la posibilidad de ingresar en una experiencia de consumo de ayahuasca a partir de su lugar en contextos específicamente religiosos. Así es como, de estos tres grupos, un mayor número de personas participa de los grupos religiosos propiamente dichos.

Las religiones ayahuasqueras han estado presentes en Brasil desde la década de 1930. Las mismas combinan diversas matrices culturales, como indígenas, europeas y afrodescendientes dentro del marco más amplio del cristianismo popular Latinoamericano. Los centros neo-ayahuasqueros se caracterizan por un uso del ayahuasca más fluido y menos institucionalizado, así como por ser parte de una espiritualidad orientada hacia las prácticas de la New Age. Janderson Fernandes comenzó su carrera como líder espiritual en uno de esos núcleos neo-ayahuasqueros cuando, como psicoterapeuta, comenzó a compartir ayahuasca con sus consultantes.

Los grupos ayahuasqueros no indígenas en brasil se definen demográficamente por la predominancia de una clase media branca, grupo social que también abarca personas con visiones de mundo sorprendentemente conservadoras. Contradiciendo algunos sentidos comunes al paradigma de la revolución psicodélica, la inmersión y permanencia dentro de contextos religiosos y terapéuticos que trabajan con ayahuasca en contextos urbanos parece aproximarse de una ideología de corte conservador, el modelo invisible de la blanquitud y otros pulidos y excluyentes signos de pertenencia a las clase más privilegiadas de la sociedad.  

En este contexto, algunos líderes de la UDV – que sin embargo no resumen la visión de todas las personas afiliadas a este grupo religioso – se han alineado explícitamente a la campaña del reaccionario presidente electo Jair Bolsonaro, cediendo el espacio para apoyando una visión de sociedad reforzada por visiones de la extrema derecha continental. Así fue como, en setiembre de este año, el ex líder general de la UDV en Brasil, Raimundo Monteiro de Souza, grabó un audio de WhatsApp llamando a sus seguidores para apoyar al candidato fascista y para detener una supuesta “crisis moral” que estaría permeando al país.

El posicionamiento no sorprendió demasiado por su falta de novedad. Tiempo atrás, un texto institucional de la UDV expresó visiones reaccionarias de mundo, siendo ejemplo nítido de ello un código de reglas interno a la UDV, que se filtró en internet de forma posterior a su elaboración, describiendo a la familia tradicional brasileña como la unidad básica de la sociedad y a los homosexuales como personas que se encuentran “fuera del orden” correcto de las cosas. También es importante recordar que, dentro de este grupo, las mujeres no pueden alcanzar la cima de la jerarquía como líderes espirituales, pues esa posición se restringe únicamente a los hombres: esta regla ha sido desafiada en unas pocas oportunidades, relatadas en otro lugar.

Signos de Alarma

Mientras uso de ayahuasca en contextos urbanos crece y se populariza en Brasil, los casos de acoso sexual y comportamiento abusivo relacionado con mujeres que participan de contextos rituales comenzó a emerger. Se desconoce el número exacto de casos, pues la mayor parte de ellos no se torna pública. Afortunadamente, esta cuestión está siendo declarada de forma creciente por participantes, académicos y activistas en un contexto internacional creciente de denuncia de prácticas previamente silenciadas al interior de los círculos ayahuasqueros.

En este artículo enfatizamos la relevancia estratégica de una perspectiva de género para pensar y actuar respecto a grupos religiosos en contextos contemporáneos, tornando visibles los escenarios que hacen posible todo tipo de abusos, especialmente los de carácter sexual.   

Herramientas para el Análisis

La complejidad de todas las formas de abuso y, más específicamente, del abuso sexual en círculos religiosos ha sido estudiada desde una multiplicidad de perspectivas (Keenan, 2011; Bottoms et al., 2015), pero es ciertamente más compleja en casos donde se incluye un psicoactivo al centro mismo de la práctica religiosa. Tal es el caso de las ponderaciones sobre abuso sexual en contextos ayahuasqueros: A quién debe responsabilizarse por las violaciones, a las plantas psicoactivas, a la voluntad patológica de ciertos gurús o a las estructuras de opresión que prevalecen en estos contextos?

El estallido de una serie de más de doscientas denuncias de mujeres contra el líder espiritual João de Deus, en el Departamento de Goiás, Brasil, en Diciembre de 2018 lo confirma: por su característica fundamentada en el poder jerárquico y carismático masculino, muchos espacios religiosos pueden ser peligrosos para mujeres y comunidades vulnerabilizadas, como personas LGBT, deficientes etc. Casos así nos hacen ver que la responsabilidad se encontraría más en la estructura de género que aloja estas prácticas que en una “droga” per se que modificaría los comportamientos algunas personas en detrimento de otras. En el caso de João de Deus, ninguna sustancia psicoactiva interviene en las prácticas, lo que no le ha impedido de ser acusado de múltiples formas de abuso de manera continuada durante el ejercicio de sus “curas espirituales”

Por su parte, el abuso sexual en círculos ayahuasqueros es un asunto tal vez aún más delicado que involucra, primeramente, una reflexión crítica sobre consentimiento y autonomía en el contexto de relaciones jerárquicas y, en segundo lugar, una reflexión sobre la influencia de la ayahuasca como substancia que altera a conciencia dentro de esta dinámica. Existe una tensión entre los derechos colectivos, como aquellos que ostentan los grupos religiosos ayahuasqueros, y los derechos humanos de sujetos individuales, particularmente aquellos de las mujeres, personas LGBT, personas con deficiencia y otras situaciones de vulnerabilidad social que colocan a las víctimas en situaciones de inferioridad a priori respecto a sus perpetradores.

Nuestra propuesta es que, en Brasil, algunos grupos religiosos están basados en una estructura jerárquica y sexista donde las mujeres aparecen siendo “esencialmente” diferentes de los hombres. Ello afecta a las mujeres y comunidad LGBT de maneras diversas. Algunas instituciones religiosas ayahuasqueras y grupos neo-ayahuasqueros en Brasil tienden a perpetuar esta diferencia en la elección de sus líderes, la configuración de sus rituales y el establecimiento de genealogías relativas a sus maestros divinos.

Seguindo cosmologias e liturgias específicas, é comum entre algumas comunidades, encontrar um forte senso de hierarquia sobre os comandantes. (É claro que há muita variação entre diferentes igrejas e organizações e estamos usando generalizações aqui para o nosso argumento.)

Siendo menester observar la variación existente entre las diferentes iglesias y organizaciones, es común que algunas instituciones religiosas ayahuasqueras fortalezcan cierto sentido de las jerarquías tendiente a empoderar a sus líderes masculinos. Presentando su liderazgo carismático como una misión espiritual predestinada, las autoridades religiosas frecuentemente dificultan el cuestionamiento de sus palabras y acciones. Al mismo tiempo, las divisiones del espacio y del trabajo entre hombres y mujeres se basan fuertemente en roles de género tradicionales. En esos escenarios, los hombres se definen frecuentemente como gestores proactivos de sí y de su entorno, mientras que las mujeres son retratadas como seres dóciles y gentiles, que los siguen naturalmente.

Los grupos neo-ayahuasqueros, aún cuando de forma general buscan diferenciarse activamente de las religiones institucionalizadas y abrazar una estructura ritual  más fluida, una buena parte de los líderes también tiende a asumir posiciones jerárquicas marcadas por roles de género convencionalmente pautados.

Sin una agenda política pautada por discusiones de género, esta situación dentro de las comunidades religiosas está en peligro de tornarse más rígida frente a la creciente ola fascista que afecta todos los sectores de la cultura y la sociedad brasileñas desde la elección de Jair Bolsonaro. Así es como el sexismo inherente a la jerarquía interna de muchas religiones ayahuasqueras se torna caldo de cultivo para todas las formas de abuso, especialmente para el abuso sexual, en un contexto crecientemente hostil a las diferencias, reaccionario y conservador.

El Estado brasileño favorece la libertad de expresión y organización interna dentro de las religiones ayahuasqueras como parte de su enfoque democrático y pluralista. Sin embargo, como dentro de cualquier otra organización sujeta a escrutinio legal, estos principios no deberían comprometer la dignidad humana y los principios de autonomía contenidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. A pesar de la importancia de reconocer y fortalecer los derechos humanos de las colectividades (e inclusive de los sujetos colectivos más que humanos, como a Pachamama, madre tierra, los ríos y el aire), la dimensión individual relativa a los derechos humanos permanece como un aspecto fundamental de la dignidad de las personas.

Dignidad y autonomía humanas son valores complementarios que deben poder ser traducidos para los sujetos sociales a niveles tanto individuales como colectivos. El hecho de que ciertos grupos religiosos, por más noble que sea el estatuto de su misión última, impongan su propia perspectiva como organización, estimulando el autoritarismo de líderes individuales y obliterando la dignidad y autonomía de cada sujeto es una cuestión que merece nuestra atención como intelectuales, activistas e inclusive miembros de estos grupos. En lo que hace al lugar crítico de mujeres, comunidad LGBT y otros grupos en situaciones de vulnerabilidad similares, esta atención debe ser redoblada, ampliando el apoyo y la escucha a su palabra, experiencia y testimonios personales y colectivos.

Propuestas

Es en este sentido que argumentamos que las varias formas de abuso, incluyendo el abuso sexual, no están ligadas a una única práctica transgresora, sino a muchas formas de opresión silenciada que funcionan como espacio potencializador y posibilitador de los abusos concretos.

Para reconocer, reflexionar y cambiar estas realidades, proponemos algunas acciones en dirección a la politización de la agenda de actividades realizadas al interior de los círculos ayahuasqueros en Brasil. En primer lugar, apoyamos el cuestionamiento de la autonomía cultural de las prácticas que tienen lugar al interior de los rituales religiosos ayahuasqueros, entretejiendo esas experiencias con dimensiones no sólo de género, sino también de raza-etnicidad, discapacidad, clase y otros conceptos sensibles a las diferencias sociales y culturales al interior de las comunidades. Es en este sentido que argumentamos que las varias formas de abuso, incluyendo el abuso sexual, no están ligadas a una única práctica transgresora, sino a muchas formas de opresión silenciada que funcionan como catalizador de los abusos concretos.

Desde una perspectiva propositiva, llamamos colectivamente para la producción de materiales discutiendo abuso sexual y otros tipos de abuso en el mundo ayahuasquero, reflexionando sobre cómo debe ser, y no, una experiencia de alivio o de cura en contextos previos al ritual, durante el ritual e inclusive post rituales. Apoyamos la producción de mujeres y comunidad LGBT que realizan rituales ayahuasqueros en contextos religiosos como forma de prevención de abusos a través del reconocimiento empoderador de vulnerabilidades. Recomendamos también la creación de comisiones dentro de las organizaciones ayahuasqueras que estén dedicadas a prevenir situaciones de riesgo y recibir quejas, ofreciendo un espacio integral de escucha y asesoramiento sobre direccionamiento de estas demandas a la justicia, así como también la ampliación de este diálogo con la sociedad civil como un todo.

Por último, en este contexto de acentuación de la crisis humana y global en el marco del Antropoceno, subrayamos la importancia de conectar el rol de la ayahuasca como planta compañera [companion plant] a partir de miradas locales, integrales y holísticas hacia la construcción de prácticas sustentables, dignas y que fortalezcan la dignidad y la autonomía de las comunidades de seres.  

Referencias

Behrman, G. (2007). Exploring the effects of early life sexual abuse in later life among Catholic women religious (nuns) (Tese de doutorado). State University of New York at Albany, Albany, New York. Acesso em: http://search.proquest.com/docview/304742668

Bottoms, B. L., Goodman, G. S., Tolou-Shams, M., Diviak, K. R., & Shaver, P. R. (2015). Religion-related child maltreatment: A profile of cases encountered by legal and social service agencies. Behavioral Sciences and the Law, 33, 561–579

Chmiel, R. (2007). Spirituality/religiosity and sexual abuse in the female veteran population (Tese de doutorado). Pepperdine University, Malibu, California.

Collins, C., O’Neill, M., Fontes, L. A., &Ossege, J. (2014). Catholicism and childhood sexual abuse: Women’s coping and psychotherapy. Journal of Child Sexual Abuse, 23, 519–537.

Crisp, B. R. (2007). Spirituality and sexual abuse: Issues and dilemmas for survivors. Theology and Sexuality, 13(3), 301.

Dal Piva, J. (2018, Setembro 13). A ciranda de sexo, dinheiro e mentiras de Prem Baba . Época. Acesso em: https://epoca.globo.com/a-ciranda-de-sexo-dinheiro-mentiras-de-prem-baba-23066393.

Keenan, M. (2011). Child sexual abuse and the Catholic Church. New York: Oxford University Press.

Labate, B. C.& Cavnar, C. (2014) Prohibition, religious freedom, and human rights: Regulating traditional drug use. Heidelberg: Springer.

Mash, S. (2018, August 30). Prem Baba, guru espiritual faz posicionamento sobre a acusação de assédio sexual. Acesso em: https://www.youtube.com/watch?v=Lb8npgeSQtQ

Labate, B. C. (2018, September 29). Raimundo Monteiro de Souza. Apoio a Bolsonaro. Acesso em: https://www.bialabate.net/news/ex-mestre-geral-da-udv-solta-audio-apoiando-o-candidato-jair-bolsonaro-a-presidente-do-brasil

_____. (2018). Carta de esclarecimentos de ex-discípulos do Prem Baba. Acesso em: https://www.bialabate.net/news/esclarecimentos-de-ex-discipulos-do-prem-baba

Velasco, Murillo & Resende, Paula (2018). João de Deus aparece na Casa Dom Inácio Loyola pela 1ª vez após denúncias de abuso sexual. Acesso em: https://g1.globo.com/go/goias/noticia/2018/12/12/medium-joao-de-deus-atende-na-casa-dom-inacio-loyola-pela-1-vez-apos-denuncias-de-abuso-sexual.ghtml

Vinelight. (2010, December 21). União do Vegetal. Ayahuasca “cure” to homosexuality. [Postagem em Forum]. Acesso em: http://forums.ayahuasca.com/viewtopic.php?f=46&t=24013

Ana Gretel Echazú Böschemeier

Ana Gretel Echazú Böschemeier

Ana Gretel Echazú Böschemeier. Profesora Adjunta del Departamento de Antropología/UFRN. Actúa en las áreas de género, raza-etnicidad y salud colectiva. Integra los núcleos de estudio NESC y NEIP.

Camila Benedito

Camila Benedito

Camila de Pieri Benedito. Doctoranda en sociología por el PPGS-UFSCar. Es integrante del NEREP y del NEIP. Realiza investigación en la intersección entre género y religión para el estudio de la religión ayahuasquera Santo Daime.